04 diciembre 2005

Recuerdos


Mi cuerpo huele a tí. Huele a fuerza. Huele a descontrol. Huele a delicadeza. Huele a hola como estás. Mi cuerpo se duele de tí. Se duele de tus tirones de cabello. Se duele de tus dejamé en paz. Se duele de tu ven a mi. Se duele de tu te echo de menos.

Cada poro de mi piel, aunque no quiera, me recuerda que estuviste una vez allí, recorriendolo. Cada una de mis neuronas me recuerdan que las poseiste.

Cuando, descuidada, mi mano roza mi rostro, recuerdo el embes de la tuya pasando (delicada o por bofetada) por mi faz. Cada acto que realizo me lleva a pensar si lo hice bien o no (premiada, pero no con "galletita" o castigada para que aprendiese)... Pero se que muy bien no lo hice antes cuando me abandonaste... y... como dice el anuncio... "ella nunca lo haría..."

2 comentarios:

policaricus dijo...

Esnifada de aire puro, si te apetece… con algo de “humo”, mezclado no agitado,
Y fuera ventilado.
Otro anuncio decía: “Busque y compare…y si encuentra algo mejor…cómprelo”

Pasiones dijo...

¿Qué me ofreces para que lo compre?

Pongame dos copas de eso... que me gusta poder beber humo de unos labios que anuncian...