20 enero 2006

Brujería


Me llamas bruja. Dices que encanté tu mente. No. Tus deseos son los que te encantaron. Los que te atraen a mi cama cada noche son tus deseos. Tus deseos son los que buscan mis curvas bajo las sábanas de la cama. Tus manos se mueven por los deseos cuando, disimuladamente, en un bar buscas rozarme los senos mirando a otro lado...

Mi brujería es la que me otorgas. Mi mirada hacia tí no es la de la hechicera... No me gusta malgastar. Caiste sin que tomases ningún filtro. No necesité nada para hacerte caer.

7 comentarios:

Pecado dijo...

tan sensual como siempre mi perra preciosa.....no me eches de menos,siempre estoy cerca para ti....

Hijodlluz dijo...

Como siempre, sublime. No creo conocer a nadie que sea capaz de expresar sus sentimientos como lo haces tu.

Esa mezcla de sensualidad, pasión, pícaresca, ufffff, de todo.

Siempre es un placer darse una vuelta por tu callejón y sentir tus sensaciones.

Un saludo.

El caballero de la canoa dijo...

Ayy mi perra pelirroja, hace tiempo que no venia, y he disfrutado de cada linea de cada bloq...espero encontrarte pronto

;***************

policaricus dijo...

estoy dentro de tí...

Anónimo dijo...

Siceramente, este blog me resulta repugnante.

policaricus dijo...

Para el anónimo...
El anonimato...si que es repugnante, ademas de cobarde.

El miedo te ha hecho olvidar una letra...la "n" de necio.

Anónimo dijo...

Miedo a ti, o mejor dicho, a tus comentarios. Éso sí podría darle un susto al miedo.

"Estoy dentro de ti."

Hasta nunca, Iluso.