14 septiembre 2006

Acurrucada

Acurrucada en mi cama, vuelvo a ser consciente de tu ausencia. Pienso... Pero en mi mente también faltas. Es mejor así. Es mejor que me acostumbre a ello...


En otras camas busco el calor que me falta en el invierno de mi corazón, en el otoño que fuera se acerca ventoso, en la negrura amenazante del gris de las nubes que traen tormenta. En otros ojos intento hallar la esperanza que me quitaste al cerrar tú los tuyos, procurando ver el mar en la lejanía de los montes que hay más allá...

Cuando siento que los brazos de Morpheo se ciernen sobre mí, los pensamientos de lástima, de penuria, encuentran en mi ánimo su morada. He de apartarla de mí, no es un buen amante... Y eso te trae de nuevo a mi vera...

5 comentarios:

Pervertido dijo...

"La amiga del amor cuando hay amor,
amiga de mi corazón cuando no estás;
amiga de todo cuando no hay nada.

La soledad está en las noches y en los días de calendario.

Es tal vez una palabra con sentido y sin sentido.

Que habita en un mundo que existe y no existe,
hace vibrar lo más profundo de mi ser.

Es mi mejor compañera.

Amar la soledad es amar al viento
que corre alrededor de mi pensamiento

que se pierde poco a poco en el dolor y en el silencio."


Aunque parezca mentira esta poesía es de una chica de 25 años, la escribió con 15, que se llama Natalia Valencia.

Hay María Soledad, cuanto te añoramos cuando no te tenemos, y cuando te aborrecemos cuando estás a nuestro lado.

P.D.
Todo es cuestión de tirar para adelante.

8X

disgresor dijo...

Feliz quien halla un refugio invernal con ojos de esperanza, miradas de deseo, brazos cálidos y caricias suaves.

Perra Pelirroja dijo...

¿Quién no tira hacia delante viendo El Dorado a la vuelta de la esquina?

Lo que dices antes me recuerda a una canción del maestro Sabina, pervertido...

Besos

Disgresor... No falta nada de razón en tus palabras... Breves y directas.

Besos para tí tambien.

Violeta Krizia dijo...

Los refugios efimeros pululan por la tierra... pero los refugios eternos son escasos...
T_T que suerte tiene algunos!

Perra Pelirroja dijo...

Un refugio efímero siempre puedes convertirlo en eterno, solo has de saber disfrutarlos y hacer que lo disfruten. Un refugio es eso, un refugio, y no has de darle más vueltas.