29 diciembre 2006

Orígenes

De vuelta a los orígenes... No donde nací, sino de allá donde me crié... Me doy una vuelta y veo que todo cambió, pero todo sigue siendo igual. Todo aquello que me hizo como soy. Todo lo que me hizo mirar así, de ese modo tan extraño que te hace enloquecer, de ese modo que me da poder... acompañada con la leve sonrisa que da dulzura para que acabes de caer a mis pies... Allá donde aprendí a dominar la lengua en los medios orales de comunicación...

Las mismas personas que encontré. Muchos elogios, más que antes, incluso. Es lo que da el ir cumpliendo años, es lo que te da el aprender. Mirada taciturna, de perra muy perra que se relame despacio al verte... Respiración lenta pero intensa, que hace que el escote de mi blusa se levante, dejando ver un poco más de lo que permite mi modesta indiscreción... Guarnecidas las piernas con una falda corta, estrecha, hace que no apartes la mirada del liguero que somete a las medias para que no desciendan por las columnas de mis piernas...

Allá donde me crié... que buenos recuerdos me trae... Sensualidad aparentemente tímida. Inocencia mentida. Duzulra falsamente temerosa. Docilidad casual...

2 comentarios:

Edwin dijo...

Gracias por todos estos relatos que compartes con nosotros. El mundo es un lugar mejor cuando tu estas en él, cuando tu escribes, cuando yo te leo...

Sigue así, y... gracias de nuevo

disgresor dijo...

jajajaja, ¿modesta indiscreción? hasta imaginando eso vas a conseguir ponerme cachondo, no se si es morbo o senilidad prematura.